• Mònica Vidal

R&C ♥ Boda familiar en Puig Arnau Pubilló


La vida da muchas vueltas, eso está claro. Un día decides ir a probar suerte, irte por unos meses a trabajar a Alemania y, cuando te das cuenta, encuentras el amor y pasan cinco años... Esta es la historia de R, una chica valiente con ganas de volar, y de cómo conoció a C.

R&C se casaron el mes de septiembre en el Poble Rural Puig Arnau Pubilló de Canalda, un rinconcito en medio del Pirineo que sí, estaba muy lejos de Alemania, pero sirvió para juntar a gente de muchas otras partes del mundo y pasar un fin de semana muy especial. Y es que, al final, una boda es eso: disfrutar y celebrar. Da igual el cuando y el dónde porque sólo importa el "con quién", ¿no? :)

Son unas cuantas las #parejasmonamour que vienen de lejos a casarse y, aunque a veces puede ser complicado, siempre insisto en vernos antes de la boda. Para hacer unas fotos, sí, pero también para conocernos y charlar de la boda y de la vida en general. Y eso mismo hicimos con R&C: unos meses antes de su gran día aprovechamos que estaban en Barcelona e hicimos una preboda de lo más urbana: por la Rambla, el barri gòtic i el Maremagnum y terminamos comiendo una fideuá increíble (aunque de eso no hay fotos :p)

¡Y por fin llegó el gran día! Me encantan las bodas que se celebran en casas rurales y no es sólo por la naturaleza, la luz y la libertad (que también), es por algo mucho más práctico: los novios suelen vestirse en el mismo sitio (sin verse, claro está!) donde harán la ceremonia y el convite. Es increíblemente cómodo poder ir andando a cualquier lado: se ahorran nervios, tiempo y posibles complicaciones... Si os lo estáis pensando, ¡no dudéis!

Así que mientras los padres de C le ayudaban a ultimar los detalles de su traje, R ya estaba empezando a prepararse...

Me enamoró la corona de flores secas que R llevó... La hicieron junto con el ramo de novia y otros detalles florales en l'Oceller.

La elección del vestido de novia es quizás uno de los procesos más difíciles de organizar en una boda: tiene que ser perfecto para ti, hacerte vibrar. Pero en el caso de R esto no fue así: después de mirar y probar varios vestidos de novia se dio cuenta de que ninguno le gustaba todo lo que le tendría que gustar y se dejó llevar por aquello que le pedía el corazón; probarse el traje que su tía llevó en su propia boda, 20 años atrás. La decisión estaba tomada.

Dicen que, entre otras cosas, en las bodas la novia tiene que llevar algo prestado. Es la primera vez que veo que ese "algo prestado" es el vestido de novia y me pareció tan sumamente especial que me enamoró en cuanto me enteré... Ahora que parece que todo lo vintage está de moda... ¡Esto sí es un verdadero vestido vintage! :)

C bajó al prado, donde ya estaban todos los invitados en sus sitios, y esperó pacientemente a R que tenía una sorpresa preparada... ¡bajaría en la moto de su padre!

No os perdáis los nubarrones que cubrían las montañas... Les estuvimos mirando de reojo todo el día y, aunque soltaron cuatro gotas durante el cóctel, se portaron bastante bien :)

R es muy sensible y ver a sus familias y amigos reunidos en un momento y un lugar tan especial para ellos hizo que no pudiera borrarse la sonrisa de la cara en todo el día. Decía que le dolía el corazón de felicidad y se abrazaba con cada invitado con el que se cruzaba. Las lágrimas fueron solo una manera de externalizar todo esto ♥

Y aquí viene otra de las cosas que me enamoró de esta boda tan especial... Ese par de palomas que liberaron después de intercambiarse los anillos... Que por cierto, volvieron a su casa sanas y salvas :p

Después del confetti, los abrazos, las felicitaciones y el dejar a la sobrinita jugar con el ramo de novia... Pequeña sesión de fotos. Pero muy pequeña, que R&C querían pasar el máximo de tiempo posible con su gente! Y para perder el tiempo con la cámara sin prisas, siempre está la postboda! :)

Como no estábamos seguros de si el día aguantaría sin llover, se optó por montar una carpa sobre la gran mesa que compartieron todos los invitados. ¡Mirad qué bonito lo dejaron todo!

R tenía una sorpresa guardada para sus amigas: les regaló una pulsera floral a conjunto con su ramo, un detalle precioso!

¿Os acordáis de esta foto? La usé para explicaros por qué me gusta tanto la fotografía natural de bodas, en esta entrada del blog. Fue un momento muy especial en el que, de golpe, todas las amigas rodearon a R para ver de cerca el anillo... Y yo que estaba en el lugar y el momento adecuados! :)

Otra de las boniteces de la boda de R&C que me enamoró... no había sólo un ramo: ¡había dos! El segundo, prácticamente igual que el de novia era para tirarlo y ver quién lo cogía, así R podía quedarse con el suyo :) Y... puestos a tirarlo... ¿se os ocurre mejor manera que hacerlo desde las alturas? xD

Dos velas: una para ella, otra para él. Simbolizan que son dos personas independientes y libres y su misión es encender juntas una vela mayor, más fuerte y más duradera que simboliza su unión y que iluminará su hogar incluso en los tiempos más difíciles... Adoro la ceremonia de las velas ♥

Y con la comida ya terminada... ¡empieza lo bueno! Un calzado cómodo y a disfrutar! :)

#boda #otoño #puigarnaupubilló #canalda #barcelona #monicavidal #monamourweddings #monamourweddingphotography #fotografiadebodasnatural #fotografodebodasenbarcelona #vestidodenoviadesegundamano #vintage #loceller #pirineu #bodaemotiva #coronadeflores #casarural #algoprestado #vestidoprestado #firstlook

Mon Amour ♥ Wedding Photography by Mònica Vidal · info@monamourweddings.com · Fotografía natural de bodas en Barcelona