• Mònica Vidal

¡Me caso! La historia de mi pedida de mano ♥

Nunca me hubiera imaginado escribir este post. No porque no haya pensado nunca en casarme, sino porque nunca había pensado en cómo sería mi pedida. Pero al final, después de muchos meses esperándola, ocurrió. Y quiero aprovechar que tengo este rinconcito en internet para dejarla escrita. Para que me sirva, también, como baúl de los recuerdos ❤️


La realidad es que Víctor y yo decidimos casarnos en primavera de 2021, sin nada concreto en mente: ni fecha, ni plan. No fue hasta agosto de 2021 que un día, hablando del tema, descubrimos que la fecha de nuestro aniversario en 2023 caía muy cerca del fin de semana. Dado que celebraremos nuestro décimo aniversario juntos el año que viene, decidimos que ese fin de semana sería nuestra fecha. Eso sí, palabras textuales mías: "cariño, haber decidido la fecha no te libra de regalarme un anillo." Así soy 😂 La verdad es que amaba la idea de tener un anillo de compromiso, sabéis lo mucho que me gustan los símbolos y lo mucho que me gustan los anillos y las historias que los acompañan!


Casi nadie sabía de nuestros planes: sólo mis padres, un par de amigos y algunas personas que sabíamos que queríamos en nuestra boda y que era imprescindible que nos guardaran el día: maquillaje y peluquería, vídeo, fotografía (de todos ellos os hablaré, si queréis, más adelante!) y Mireia. Una gran amiga mía y nuestra wedding planner. La conocí hace ya 6 años cuando coincidimos en una boda y nadie mejor que ella para acompañarnos en esta locura 🥰


Fueron pasando los meses pero la pedida no llegaba. Quizás en el viaje que hicimos en noviembre? Nop. Quizás en Navidad? Nop. Quizás en el aniversario de vivir juntos? Tampoco. Pero algo se estaba cociendo, definitivamente 😋


La fecha en cuestión, al final, fue el pasado 9 de abril. Ese día yo había tenido un evento con parejitas 2023 (especialmente guay para mí, pues sabía que, en realidad, yo también era una novia 2023 🥹). Tenía que hacer una charla a las parejas que vinieron a conocernos y estaba realmente nerviosa. Pero también estaba nerviosa por otro tema: Mireia me había escrito el día antes diciéndome que quería quedar con nosotros para empezar a organizar la boda porque iban pasando los meses y Víctor no se animaba con el anillo... Nos citó en un sitio concreto, diciendo que tenía antes una reunión por esa zona. Yo me olía que no me estaba diciendo la verdad porque Mireia sabía que yo no quería empezar a organizar nada hasta tener el anillo y habérselo contado a todo el mundo. De ahí mis dudas y mis nervios 😁.


Nos hizo quedar a las 19h en la Plaça Sant Felip Neri, un sitio que ME ENCANTA. Siempre que estoy por la zona paso por ahí y, muchas veces desde mi adolescencia, me he sentado en ese suelo sólo para escuchar el rumor del viento en los árboles de esa plaza tan especial y con tanta historia. Mireia se retrasaba y, en un momento concreto, me pareció verla esconderse en una esquina. No estaba segura tampoco, así que no dije nada. Pero unos minutos después pillé a Q escondiéndose también. ¿Que quién es Q? Q es nuestro cuñado y es fotoperiodista. Así que su presencia ahí sólo podía significar una cosa. Le dije a Víctor que le había visto y...



La gente de la plaza se puso a aplaudir y a gritar "viva los novios!" y nosotros nos morimos de vergüenza 😂


Nos reunimos con Q y Mireia para abrazos y felicitaciones varías... y había algo que Víctor no había planeado. Como desde el pasado mes de agosto sabía que en algún momento me regalaría el anillo, quise tener preparado un regalo también para él. Primero estuve mirando relojes (a él le encantan los relojes con maquinaria vista, aunque nunca se pone reloj "de bonito") pero después se me ocurrió una idea brutal. Perfecta para él, friky como nadie. Le iba a regalar Anduril. La espada del Rey Elessar (Aragorn) de El Señor de los Anillos.


Meses atrás le había contado a Mireia que había comprado la espada. La tenían mis padres (fueron compinches!) y si ella podía organizarlo, me encantaba la idea de dársela en el mismo momento que Víctor me diera el anillo: sorpresa para mí y también sorpresa para él. ❤️ Así que justo después de recibir mi anillo, Mireia se me acercó y me dijo que la espada estaba ahí también.


I would rather share one lifetime with you, than face all the ages of this world alone. ❤️



Y después de esto empezó la que ha sido la semana más intensa y loca de nuestra vida, contándoselo a todo el mundo y, y esto es lo mejor de todo: grabando en vídeo sus reacciones. He montado un vídeo con todas ellas y, aunque me lo voy a reservar para mí y los míos, os aseguro que es increíble. No tiene precio. ❤️


Por cierto, no podía no hablaros de mi anillo. Por supuesto le he hecho ya un par de fotos de las mías. Pero sabéis lo mejor de todo? El anillo tardó tanto en llegar porque, chan chan chan, LO HIZO VÍCTOR CON SUS PROPIAS MANOS. O sea, me morí cuando me lo contó. ¿No os parece lo más? Buscó un taller de joyería que le permitiera forjar el anillo él mismo (obviamente bajo supervisión y dejando las partes más delicadas del proceso a los profesionales). Y, por dentro, grabó una frase de nuestra canción. Es que no pudo ser más per-fec-to. ❤️


Y hasta aquí la historia de mi pedida ❤️ Ahora empieza algo que me intriga mucho: organizar mi boda. ¿Cómo será ser novia? ¿Cómo será mi boda? Ya os iré contando... si queréis! 😋