• Mònica Vidal

La preboda, la solución a tus nervios ante la cámara


"Yo no soy nada fotogénico"

"Nunca nos hemos hecho fotos"

"No nos gustan mucho las cámaras"

Estas son las tres frases que escucho más a menudo cuando me reúno por primera vez con mis parejas y la verdad es que mi respuesta siempre es la misma: es lo más normal del mundo. Ni siquiera yo, que vivo pegada a una cámara, ¡sé estar delante de ella! Pero cuando una pareja llega a mí es porque busca para su boda el tipo de fotografía que hago yo: natural, cercano, sin posados. Y este tipo de fotografía no se lleva muy bien con los nervios que produce estar frente a una cámara por primera vez. Por suerte, todo esto tiene una solución muy fácil: hacer fotos. Sí, si os ponen nerviosos las cámaras, la mejor manera de superar esos nervios es ponerse delante de las cámaras y ver que no pasa nada! Y ahí es donde entra la protagonista de esta entrada: la sesión preboda.

¿Qué es la sesión preboda?

La explicación rápida es que se trata de una sesión de fotos previa a la boda, pero en realidad va mucho más allá de eso porque la preboda sirve para muchas otras cosas. Os dejo algunos motivos por los que deberías realizar una sesión preboda con el fotógrafo que os acompañará en vuestro gran día y con algunas fotos que yo misma he hecho a mis parejas en su sesión preboda :)

La preboda te ayuda a superar el pánico a la cámara

Un fotógrafo profesional lleva, por supuesto, una cámara profesional. ¿Qué significa esto? Cámara (o cámaras) grandes con objetivos grandes. Si no estás acostumbrado a que te hagan fotos (algo que, repito, es lo más normal del mundo), menos aún lo estarás a que lo hagan con una cámara profesional. Esto es evidentemente una fuente de nervios y tensión y, en mi opinión, es mucho mejor superar esa situación incómoda antes del día de la boda.

Tengo varios motivos para opinar así: el primero es que el día de la boda ya estaréis suficientemente nerviosos por todo lo que va a ocurrir como para que mis cámaras y yo os pongamos más nerviosos aún. El segundo es porque si estáis tensos por la cámara de fotos, las fotos serán mucho menos naturales. A mí me gusta que el día de la boda ni os enteréis de que estoy por ahí capturándolo todo, así que tenemos que conseguir que estar delante de una cámara de fotos no sólo no os ponga nerviosos si no que ni siquiera os fijéis en si estoy ahí con ella!

El día de la preboda veréis que cuando te hacen fotos, no pasa nada, que una sesión de fotos (al menos como yo las planteo) puede ser muy divertida y que todos podemos llegar a ser muy fotogénicos si pasamos por las manos (y las cámaras) de un profesional :)

En la preboda conocerás más y mejor al que será el fotógrafo de vuestro gran día

Si os paráis a pensarlo, nosotros, los fotógrafos, no dejamos de ser alguien desconocido que se cuela en uno de los momentos más importantes e íntimos de vuestra vida. Y no sólo eso, si no que, además, ¡estaremos ahí para fotografiarlo todo! Esto, por supuesto, también es un foco de nervios.

Para mí la preboda también es la excusa perfecta para pasar una mañana o una tarde entera con vosotros. Charlando, conociéndonos y pasándolo bien. Si nos hacemos amigos confiaréis más en mí el día de la boda y, por lo tanto, seréis más espontáneos conmigo. También me habréis visto trabajar y las fotografías resultantes de la sesión, con lo que el día de la boda ya sabréis más o menos lo que estoy haciendo. Además la preboda también me sirve a mí: os conoceré más y sabré cómo reaccionáis frente la cámara o qué luz o posturas os favorecen más. Todo esto será de gran ayuda para que el día de la boda tengáis unas fotografías mejores y en las que os reconozcáis más.

Un capítulo más de vuestra historia

El tipo de fotografía que hago yo consiste en capturar vuestra historia, no soy una fotógrafa que vaya el día de la boda a hacer las fotos de rigor y luego no vuelva a saber de vosotros, la verdad es que no hay nada que me haga más ilusión que que una antigua pareja a la que vi casarse vengan a hacerse fotos con su barrigota o con el nuevo miembro de la familia. Y el primer capítulo de todo esto es la preboda.

No sólo es un reportaje que se hace antes de casaros, también es la excusa perfecta para cotillear y que me contéis como os conocisteis, qué tenéis en común o incluso visitar algún sitio especial (donde os conocisteis, donde os prometisteis...) y que, así, a medida que vayan pasando los años, podáis seguir recordando cómo erais y cómo os sentíais en el principio de vuestra relación.

Ya sabéis... si el fotógrafo de vuestra boda os ha propuesto hacer una preboda, ¡no lo dudéis! Y si no os lo ha propuesto, ¡proponedlo vosotros! La verdad es que vale tanto la pena invertir ese ratito en hacer unas fotos tranquilamente que yo ya no concibo acompañar unos novios en su boda sin haber hecho antes con ellos una preboda. Además de salir unas fotos preciosas y muy especiales, disfruto mucho el conocerlos un poco más a ellos y a su historia y eso hace que el día de la boda todo sea más fácil y más especial :)

#preboda #boda #barcelona #catalunya #fotografianaturaldebodasenbarcelona #fotoperiodismodebodas #fotografiadebodabarcelona #fotografodebodabarcelona #fotografodebodas #sesióndefotos #fotografiasinposados #fotografiadebodas #fotografo #fotografiadeemociones #fotografosdeboda #fotografodeboda #fotografiadeboda #fotografiaemocional #sesiondefotos #monamour #monamourweddingphotography #monamourweddings #monamourweddings #monicavidal

Mon Amour ♥ Wedding Photography by Mònica Vidal · info@monamourweddings.com · Fotografía natural de bodas en Barcelona