• Mònica Vidal

La fotografía natural de bodas, capturando emociones, momentos y detalles efímeros


Cuando empecé a trastear con la cámara de fotos, convencía a amigos y familiares para que fueran mis conejillos de indias fotográficos. Improvisaba sesiones de fotos en un parque o en la playa de Barcelona. En aquel entonces, para mí sólo existía un tipo de sesiones: aquellas en las que las imágenes que ibas a hacer se traían preparadas de casa. Así que yo, que siempre he sido "fotógrafa de cosas tontas"; yo, que soy aquella que se "encuentra" las fotos cuando va por la calle; no terminaba de estar a gusto con el "tener que preparar unas fotos".

Dejé de intentar hacer retratos porque todo aquello no iba mucho conmigo pero, a la vez, siempre que podía fotografiaba a mis amigos sin que se dieran cuenta: cuando íbamos de excursión o cuando, simplemente, estábamos tomando un café. Empecé a descubrir que la gente cuando no sabe que está siendo fotografiada es mucho más expresiva, que hay momentos y detalles que no se pueden planear y que cuando dejas a alguien ser él mismo en una foto, es cuando la gente más se reconoce en las imágenes.

En ese tiempo ya había fotografiado algunas bodas y empecé a aplicar esto que acababa de descubrir en todas las fotos que hacía. Y, ¿queréis que os sea sincera? Se abrió un universo delante de mi cámara. Un universo de sonrisas y de lágrimas. De emociones, de detalles y de momentos que pasan muymuymuy rápido pero que deben capturarse. Me di cuenta que lo mío era hacer fotografía natural, lo mío era no influenciar en lo que pasaba. Sólo ver, capturar y pasar desapercibida.

Hace una semana, hablando con unas compañeras de profesión, una de ellas comentó que habían empezado un pequeño movimiento en las redes sociales (concretamente en Instagram). Hartas de que lo único que se viera de las bodas fueran esos 15-20 minutos de sesión de fotos post-ceremonia, empezaron a publicar fotos con los hashtags #noesposadoesrobado y #lesspostcardsmorefeelings para enseñar que una boda es muuuucho más que los cuatro posados en pareja, fotografías de postal que cualquiera puede hacer pero que son tan impersonales como faltas de emoción. Y que, por otro lado, durante una boda hay lágrimas, momentazos y emociones que son preciosos y que merecen ser capturados y enseñados al mundo. Por supuesto me uní al momento. Porque comparto al 100% esta manera de vivir la fotografía y porque soy mucho más feliz con mis fotos y con mi trabajo desde que entendí mi propia manera de fotografiar.

Gracias a este pequeño movimiento he descubierto que hay muchos fotógrafos que piensan como yo. Gente que da valor a las pequeñas cosas, personas que prefieren fotografiar un detalle que significa mucho o una mirada que lo dice todo. Sí, seguramente este sea el tipo de fotografía nupcial más complicado, pues implica estar siempre pendiente y preparada para capturar aquello que pase delante de la cámara. Implica estar siempre en el momento y el lugar adecuados. Sin duda será mucho más fácil pedir a la novia que le enseñe el anillo a todas sus damas de honor que estar pendiente y poder capturar este precioso momento si pasa de manera espontánea. Pero, ¿sabéis? el resultado no es el mismo, una fotografía preparada nunca podrá asemejarse a una fotografía natural, espontánea, fresca. Si te la pierdes, no podrás tenerla nunca. Pero si la capturas es un precioso recuerdo que sus protagonistas podrán guardar para siempre.

En mi opinión, la fotografía natural, el fotoperiodismo de bodas, es la única manera de capturar la esencia de un evento tan especial. Son estas imágenes las que os van a permitir revivir las sensaciones de vuestro gran día y, además, como fotógrafa pienso que estas son las únicas fotos que envejecen como el buen vino, que con el tiempo van ganando valor y emotividad, y que son las imágenes que más os gustará ver de aquí unos años cuando volváis a ver vuestro álbum por enésima vez. Porque no, una boda no consiste en, sólo, ir con un precioso traje y un bonito peinado. Una boda es tu madre llorando al verte preparada, tus amigos alucinando con la decoración, tu marido mirándote embelesado en vuestro primer baile...

Una cosa tengo clara: yo voy a seguir capturando estos momentos. Primero porque es el tipo de fotografía que me gusta hacer y segundo porque me siento muy afortunada de poder vivirlos con mis parejas y regalárselos en forma de imágenes que durarán para siempre.

La fotografía de bodas no es aburrida, la fotografía de bodas es emotiva, divertida y llena de vida. ¡Viva la fotografía de bodas! Y, claro está, ¡vivan los fotógrafos de boda! :p

#fotografiadebodabarcelona #boda #barcelona #fotografodebodabarcelona #fotografodebodas #fotografiadebodas #fotografo #fotografia #fotografosdeboda #fotografodeboda #fotografía #fotografiadeboda #casament #catalunya #monamour #monamourweddingphotography #monamourweddings #monicavidal #fotografianatural #fotoperiodismodebodas #fotografianaturaldebodasenbarcelona #fotografiasinposados #fotografiadeemociones #fotografiaemocional

Mon Amour ♥ Wedding Photography by Mònica Vidal · info@monamourweddings.com · Fotografía natural de bodas en Barcelona