Empecé a fotografiar bodas medio por casualidad y cuando me di cuenta, ya estaba completamente metida en este mundillo. Después de esa primera vez en 2010, y con el pasar de los años, he descubierto que me encanta ser fotógrafa de bodas.

Así que, aunque también hago otros tipos de fotografía (desde reportajes familiares hasta eventos de empresa),

ir de boda, para mí, es estar en mi salsa. 

 

Adoro estar con mis parejas, acompañarles en sus nervios, aconsejarles y ayudarles en todo lo que esté en mi 

mano para que todo salga bien… Es inevitable que se note en las fotos:

me encantan las bodas y me encanta fotografiarlas :)

Creo que hay tres palabras que definen mis fotografías: alegres, cercanas y naturales. 

 

Son alegres porque adoro capturar sonrisas y carcajadas.

Os prometo una cosa: nos vamos a reír. Y es que, con el tiempo, he terminado aprendiendo la manera de conseguir que nos lo pasemos bien haciendo fotos en las sesiones. En las bodas no hace falta, sólo hay que estar atento para poder capturar todas las sonrisas (y algunas lágrimas de felicidad) que hay en el ambiente. La intención es que, después, todas esas sonrisas se os

contagien a vosotros mientras veáis las fotos :)

 

Son cercanas porque me mezclo con vuestros invitados para fotografiar vuestra fiesta desde dentro.

Eso sí, tengo clarísima una cosa: una boda es de los novios y de sus invitados. Siempre intento estar agachada y respetando los momentos importantes para, además de hacer mis fotos, dejar que vuestros invitados lo vean y lo disfruten todo.

 

Son naturales porque no me gustan las poses.

Prefiero generar situaciones en las que seáis vosotros los que poséis sin daros cuenta. Sólo así conseguiremos que vuestras fotos sean completamente vuestras, que os reconozcáis en ellas y que, además, os lo paséis bien pese a tener una cámara delante.

Por cierto, soy experta en tímidos y en personas con miedo a las cámaras. ;)

Gracias a la preboda y al acompañaros en las pruebas de traje y vestido, durante los meses de preparación de vuestra boda, poco a poco, nos vamos conociendo. Así, cuando llega vuestro gran día, la que hay detrás de la cámara es casi como una invitada más para vosotros y, para mí, es como si se casaran dos amigos. Es ahí cuando la magia ocurre :)

 

¿Y cuando ya ha pasado todo? Soy un culo inquieto y en cuanto llego a casa después de una boda me pongo a ver las fotos que he hecho… el ansia me puede :p Intento que mis parejas tengan las fotos de su boda al poco de volver de su luna de miel para que, así, apenas tengan que esperar ver las fotos de su gran día y puedan verlas con la emoción todavía a flor de piel. Debo confesar que ese es un momento agridulce para mí: es bonito porque juntos revivimos el día de la boda, aunque también es una despedida, un hasta pronto. Porque sea con cámara o sin ella, seguro que nuestros caminos vuelven a cruzarse en algún momento!

¡Así soy yo y así son mis bodas!

¿Queréis saber más? Podéis encontrarme en info@monamourweddings.com o en el formulario de contacto de esta página :)

Si queréis ver reportajes de boda realizados por mí, podéis ir visitar el blog o ver mi perfil de bodas.net :)

recomendado-oro-bodas.net.png
badge-weddingawards_es_ES.jpg

Las #parejasmonamour opinan...

Textos originales y más opiniones en bodas.net

Sígueme en instagram! 

@monamour_bymonicavidal

Mon Amour ♥ Wedding Photography by Mònica Vidal · info@monamourweddings.com · Fotografía natural de bodas en Barcelona